lunes, 11 de febrero de 2013

Historia de Puerta Real (Granada)

Puerta Real desde el Puente de la Paja

El nombre de Puerta Real se debe a la solemne visita oficial a Granada, en 1624, del rey Felipe IV de Habsburgo. En este espacio, un recodo que hacía el antiguo curso del Darro en su descenso hacia el Genil "la Riberilla", se construyó en el siglo XVI un puente, llamado de la Paja o del Rastro, para conectar ambas orillas. Aquel puente, frente al antiguo arenal de al–Rambla y su puerta amurallada, que protegía el arrabal, quedaba en la parte extramuros pero constituía ya por entonces un importante punto de comunicaciones entre la vega agrícola y la ciudad.

Felipe IV Retratado por Velazquez

 Cuando Felipe IV, acompañado de su deslumbrante séquito de caballeros ricamente engalanados, pasó por debajo del arco, la puerta fue rebautizada de inmediato como “Real”.

Explanada de Puerta Real

Con el tiempo, el nombre fue aplicado por extensión a toda la zona. En 1790 se demolió la puerta y se allanó el terreno para facilitar el tráfico; poco después empezaron las obras de embovedado del Darro (1854–84), que comenzaron por cubrir el tramo fluvial inmediato al puente para constituir la explanada de Puerta Real, prolongada por esas fecha hasta el desaparecido Puente de los Curtidores (que se situaba a la altura de la actual Plaza del Carmen). Las obras no acabaron hasta 1952, cuando el embovedado y soterramiento del Darro llegó hasta el actual Puente del Genil.

No hay comentarios:

Publicar un comentario